top of page

24h Sebring

Las noticias sobre el atasco en los puertos de USA no cesan. Hoy mismo por la mañana leía un artículo ( https://twitter.com/typesfast/status/1466424994670518279?s=20) en el que comentaban que ya hay casi 100 barcos a la espera de descargar en Los Angeles/Long Beach.


Y bien, ¿qué pinta esta información en una web sobre automovilismo de competición? Las carreras no son ajenas a estos problemas. Hace unas semanas se celebraron las 24h de Sebring (prevista para el 19 de noviembre). En la lista de equipos participantes además de equipos americanos, había unos cuantos equipos europeos, que tenían que transportar sus coches y material desde Europa hasta Florida.


Y ¿cómo se hace ese transporte? Exacto! Por barco.


Por la poca repercusión que tiene la competición, además de porque entiendo que la organización ha tratado de frenar la propagación de la información lo máximo posible, casi no se ha oído hablar sobre el retraso que tuvo el comienzo de la carrera. Lo que normalmente es un programa con entrenamientos privados el miércoles, entrenos oficiales y qualy el jueves y el comienzo de la carrera el viernes para terminar el sábado, pasó a ser un programa super reducido comprimiendo todo en sábado y domingo.


El siguiente comunicado es uno de los varios comunicados que los organizadores hicieron llegar a los participantes. Nos da una idea de la difícil situación a la que se enfrentan los encargados de la logística en estos tiempos


Este es el comunicado explicativo que hizo público la organización el domingo previo a la carrera:


Sentimos comunicarles un cambio en la planificación de las 24H SEBRING 2021. Debido a circunstancias imprevistas e imprevisibles, combinadas con unas condiciones climáticas adversas, ha habido un retraso en la entrega de los contenedores con los coches. Esto afecta a todos los contenedores de los competidores provenientes de Europa.
Antes del envío, siendo conscientes de la difícil situación mundial del transporte marítimo, nos pusimos en contacto con nuestros socios. Nos recomendaron reservar un embarque prioritario unas semanas antes de lo normal para evitar sorpresas con la congestión de los puertos. El embarque prioritario ha costado 1500$ más por cada contenedor, sobre los costes habituales ya disparados. Nosotros como organizadores hemos tomado la decisión de correr con los gastos extra para asegurarnos las fechas del envío. Los contendores iban a ser transportados por el barco NYK DENEB con una llegada esperada el 31 de octubre. Con esta estrategia sabíamos que, si algo iba mal, todavía teníamos la opción de que el cargamento fuera enviado en el siguiente barco, MOL EMISSARY, que llegaría a Florida el 8 de Noviembre.
Nos sorprendimos y nos decepcionamos mucho cuando nos informaron de que todos los contenedores a pesar del embarque prioritario y de tener todo listo a tiempo, no habían embarcado en el primer barco y que tendríamos que esperar al MOL EMISSARY. Tras ponernos en contacto con la empresa encargada nos dijeron que había habido un error, pero nos aseguraban que los containeres se cargarían en el MOL EMISSARY con toda seguridad y llegarían el 8 de noviembre.
Los containeres se cargarían el 24 de octubre en Rotterdam, y teniendo en cuenta los tiempos habituales par cruzar el atlántico, entre 9 y 11 días, el cargamento llegaría con tiempo de sobra. Sin embargo, ese mismo día hubo una tormenta en Rotterdam lo que provoco el cierre del puerto y provoco el desvío del barco teniendo que hacer escala en Le Havre y en Hamburgo antes de comenzar el cruce del atlántico, rumbo a Halifax (Canadá), la escala prevista antes de llegar al Puerto Everglades Miami.
La nueva fecha estimada de llegada, 12 de noviembre. La fecha ya se nos empezaba a echar encima, pero todavía era tiempo suficiente gracias a la ayuda de la organización de la NASCAR y el gobierno local, que nos había puesto en contacto con la autoridad portuaria. Nos aseguraron un slot de descarga prioritario en cuanto el barco llegara a puerto y la asignación de “hot containers” a todo nuestro cargamento.
El 4 de noviembre partió el barco rumbo a Halifax, siendo este el único puerto en el que el barco tendría que parar antes de llegar a Miami. Teniendo en cuenta los tiempos habituales, el barco estaría en Miami en 7-8 días.
Desafortunadamente el MOL EMISSARY se encontró con un huracán en medio del Atlántico, obligándole a desviar la ruta por el sur del huracán y reduciendo la velocidad de forma considerable. Los intentos de que el barco aumentara la marcha para llegar a tiempo a Halifax incluso ofreciéndoles una compensación económica por el combustible extra necesitado, no fueron exitosos.
La fecha de llegada estimada a Port Everglades se retraso del sábado al lunes. La situación no era ideal, pero todavía era posible. Pero lo peor de lo peor ocurrió. Otro huracán se está formando entre la posición actual del barco y el puerto de Halifax, lo que está retrasando aun más la llegada del barco a Halifax. En estos momentos estamos llegando al punto en el que no vamos a ser capaces de mantener el programa de carreras previsto. Estamos tratando de convencer a la empresa para que desvíe el barco y haga la descarga en Port Everglades antes que en Halifax, consiguiendo que los contenedores se descarguen el viernes.

Finalmente, los contenedores se descargaron a tiempo como para comprimir la actividad en pista en dos días y acabar la carrera el domingo.

34 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page