top of page

Día 5, viernes. EL GRAN DÍA

Actualizado: 21 feb 2022

El día comienza a las 8:20. Hemos conseguido alargar lo máximo posible la mañana en el hotel para dormir bien y salir a las 8:45. A las 10:30 tenemos el warm up y aunque normalmente en el warm up no se rueda, como nosotros decidimos cambiar los palieres la noche anterior, tenemos que usarla para rodarlos mínimo 50km, unas 10 vueltas.


Los coches números 928 y 929 se ciñen a lo necesario y solo va un piloto a hacer las 10 vueltas de rigor. Sin embargo, en el 930 y 931 quieren rodar más. En el 931 está el piloto reserva que apenas dio 4 vueltas la noche anterior, y que quiere rodar, y también aparece el piloto más amateur que quiere tener sensaciones antes de la carrera. Así que rodaremos los 30 minutos completos, 15 min. cada uno. En el 931 solo aparece un piloto, pero quiere rodar los 30 minutos completos.


Una vez acabada la warm up, aún nos quedan muchas cosas por preparar. Nos reunimos con los pilotos y decidimos los turnos que cada uno va a correr. Para que no estén todo el tiempo preguntando y encima mío, yo siempre imprimo el plan con las horas y los pilotos y lo pego debajo de la televisión que usarán los pilotos para seguir la carrera. Además, hacemos un briefing con cada uno de los coches recordándoles las cosas más importantes. Que pasos tienen que seguir al entrar en los pits, que hacer en caso de Code60, les recordamos los botones más importante del volante…


Además de eso, tengo que preparar una hoja de Excel para los estudiantes para que hagan el seguimiento vuelta por vuelta de los coches. Cada uno de los ingenieros tenemos nuestra plantilla propia, pero hay varios problemas. Por un lado, el compañero es algo reticente en compartirla porque dice que ha invertido mucho tiempo y conocimientos en ella y que no la quiere compartir “de gratis”. Por otro lado es algo complicada como para explicarla y que entiendan cómo funciona en tan poco tiempo. A mí también se me pasan por la cabeza ambas cosas, pero no tengo tantos problemas para compartirla, ni la considero tan complicada. Así que me pongo manos a la obra, la simplifico un poco, quito un par de cositas más complicadas que tampoco son necesarias, se la explico a los alumnos y la comparto con ellos. Así que los 4 coches rodarán con mi hoja de cálculo. Se meten los sectores de forma manual y automáticamente se van calculando las vueltas echas, el consumo en función del piloto montado en el coche, el kilometraje de las ruedas y alguna cosita más. Principalmente la necesitamos para ver cómo actuar en los code60 en función de la gasolina que nos queda y para saber cuándo parar a los pilotos a repostar.


Con todo esto solventado y las presiones preparadas parece que me queda una hora hasta que empiece la carrera para poder relajarme un poco. Así que aprovechando que todos los coches están en la parrilla de salida junto con los pilotos y que hay bastante ambiente, salgo a dar una vuelta. Voy con la radio, pues en algún momento me tocará hacer el radio check con los pilotos.


Después de dar una vuelta por la parrilla observando al resto de coches y saludar a un par de conocidos me vuelvo para el box, y por el camino compruebo con los pilotos que me escuchan correctamente. Me acerco a la nevera, cojo una botella grande de agua, un par de chocolatinas y me siento en la mesa esperando al comienzo de la carrera. A diferencia de las carreras al sprint, en estas carreras la salida no tiene demasiada importancia y por tanto pierde la tensión y el estrés habitual. Los pilotos tienen orden de no ser agresivos y de no adelantar en la primera vuelta salvo que sea clarísima la oportunidad.


La carrera transcurre con normalidad y sin grandes incidentes. Aun así está llena de anécdotas:


  • Por alguna razón las radios no funcionan como deben. Tienen un comportamiento totalmente aleatorio. A veces no se escuchan en absoluto, otras veces la comunicación sólo se puede hacer desde fuera del box. Otras veces el piloto nos escucha pero nosotros a él no… en definitiva un caos. Como decía anteriormente, una carrera de resistencia sin radio es casi impracticable. Si a esto le sumas que en mi radio recibo los mensajes de 2 coches, tras un silencio de media hora, cuando recibo un mensaje poco claro y con mucho ruido a ver cómo adivino de qué coche se trata. Solventamos la papeleta como pudimos y el resultado no fue tan malo.


  • Uno de los pilotos tiene un carácter un tanto especial y no le gusta mucho obedecer. Su primer stint fue corto, pues salió un CODE60 en un momento en el que merecía la pena parar el coche para cambiar pilotos y repostar. Así que apenas condujo 1:10h. En su segundo stint, la suerte le viene del otro lado, y después de casi una hora de conducción está con el depósito de combustible lleno, lo que le permitiría conducir sobre las 2:15h. El reglamento no lo permite, por lo que tendrá que entrar cuando aún tenga unos 25 litros en el coche.


Cundo veo que quedan menos de 15 minutos para las 2h, le hablo por la radio:

- You need to box this lap. Box Box

- Dasdjnf asfsaff (ruido de algo inentendible)

Supongo que ha recibido el mensaje, aunque no he podido entender su respuesta. Sin embargo, pasa por línea de meta y no para. Así que le vuelvo a hablar.

- You have to stop. Box Box. Box this lap

- Dasdjnf asfsaff (ruido de algo inentendible)


Otra vez recibo una respuesta muy lejana incomprensible. No le quiero mandar un mensaje más largo, ya que si yo tengo dificultades para entenderle, supongo que el también. Aun así sé que algo me escucha, pues me responde a los mensajes. Esta vuelta tampoco entra.

Viendo que se acerca el tiempo límite, me acerco al team manager, le explico la situación y decide hacer uso de unos paneles luminosos rojos de LED que tenemos en el box. Miden como 1000mm x 300mm. Además es de noche y se ven mucho.


El propio team manager se asoma al muro y saca el panel luminoso durante 3 vueltas, enseñando el número del coche y box. No parece que surta efecto. A todo esto, el piloto que tiene que entrar al coche a sustituirle está preparado dentro del box con la ropa y el casco puestos desde hace más de 15 minutos.


Finalmente, cuando lleva 2h y 9 minutos conduciendo, parece que le salta la alarma de “low fuel pressure” y es ahí cuando decide entrar. Obviamente dice que no escucho mensaje alguno en la radio, y que tampoco vio el panel pues no estaba situado en el sitio correcto. Hay poco que hacer, así que trato de olvidarme rápido y a lo siguiente. Eso sí, al de un rato nos llega la notificación de la sanción por sobrepasar las 2h de conducción. 60s de Stop & Go. La sanción son 60s por cada 10minutos excedidos. Hemos tenido suerte al haber excedido solo 9 minutos.


  • Son las 23:35, por lo que ya es noche cerrada y ha empezado a refrescar. Acaba de haber un cambio de pilotos y el otro apenas lleva 15 minutos rodando, por lo que todos (mecánicos, ingenieros, pilotos…) sabemos que hay un momento de calma pues no va a entrar ningún coche durante un rato. Pues esto no siempre se cumple. En este caso sólo 2 vueltas después de que el piloto saliera, sin avisar a nadie o sin que el mensaje llegara a través de la radio se para en boxes. El team manager en ese momento estaba cerca, así que se acerca apresuradamente a hablar con el piloto y ver que le pasa.

El mensaje es claro. No puedo seguir conduciendo. Se me empañan las gafas y no veo nada. Soy lentísimo, no puedo conducir. En ese momento no hay ningún otro piloto preparado, así que se le manda que haga otra vuelta, que será mejor eso que quedarse parado en boxes.

Mientras tanto voy a buscar a otro de los pilotos de ese coche para que se preparé. Al mismo tiempo le veo al team manager correr hacia el “piloto reserva”, el piloto que había dado unas pocas vueltas en la night practice y en el warm up. Los dos pilotos que en ese momento estaban decidiendo quien subirse al coche y yo nos quedamos con cara tontos, pero el team manager lo tiene claro y decide subir al piloto reserva, Marcell, al coche. Donde manda capitán no manda marinero, así que con el cambio de planes repentino, seguimos trabajando. El piloto que estaba en el coche, después de una vuelta 16 segundos más lenta, se mete de nuevo a boxes, hacemos el cambio de pilotos y Marcell sale a pista, esta vez sí, sin radio desde el mismo pitlane.


Un rato después, cuando ya se ha vuelto a calmar un poco el ambiente y estamos sentados unos cuantos frente a la pantalla de tiempo, se acerca el jefe del equipo y pregunta a ver quién leches está pilotando el coche, si todos los pilotos de ese coche están sentados detrás mío. En ese momento casi exploto de la risa, pero me contengo y no respondo esperando la respuesta del team manager. Este responde – Marcell- y el dueño replica con cara de extrañeza – Quién leches es Marcell- En ese momento le miro al team manager y veo que empieza a reírse. Yo ahí tampoco puedo contener la risa y me empiezo a reír también. ¿Cómo puede ser que el dueño del equipo no conozca a uno de los pilotos? Este sigue preguntando - ¿Pero quien es Marcell? El team manager entre lágrimas de la risa, le dice – Marcell, el piloto reserva. Marcell, Marcell, ¿Quién va a ser?-. El dueño del equipo todavía sin estar seguro de quien está conduciendo el coche se va, y nos quedamos los dos llorando de la risa sin poder creernos la situación.





62 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page