top of page

Día 6, sábado, EL DÍA MAS LARGO

Hoy no suena la alarma. Estamos despiertos desde el segundo 1 del día. La carrera no va mal. Tenemos 3 coches en los primeros 4 puestos de la categoría.


Se nota algo de sueño, pero con un Red Bull y la actividad de la carrera se aguanta bien. La radio del coche 931 apenas funciona, aun así, como de vez en cuando parece que vuelve a la vida y los pilotos me escuchan, sigo hablando como si hubiera alguien escuchando. La radio del 930 funciona bien, excepto con uno de los pilotos. Por lo que al hablarles continuamente te mantienes entretenido.


Los estudiantes aún aguantan, aunque se les ve con menos fuerzas. Hay uno que ya ha dejado de apuntar sectores y solo apunta el tiempo por vuelta. Hacia las 3am otro pasa a apuntar también solo las vueltas. Y hacia las 5am hay un momento duro y dos de ellos deciden pedir a uno de los compañeros que los sustituya para echar una cabezada.


Amanece y todavía quedan 8 horas de carrera. Este tramo se va a hacer muy largo. Los otros dos coches 928 y 929 han perdido la radio del todo. En caso de que queramos que entren, hay que hacerlo con el mismo pitboard de LED que hemos usado con el otro piloto de noche. Las anécdotas siguen.


  • Cuando quedan algo menos de 5h para acabar la carrera, se nos acerca el mecánico de ruedas al otro ingeniero y a mí y nos dice: - Tenemos un pequeño problema. Ya hemos usado todas las ruedas que teníamos pre-reservadas y pagadas y ahora tenemos que empezar a pedir y pagar nuevas. Pero parece que Hankook no ha traído las suficientes y no podemos comprar todas las que queremos. Podéis por favor mirar cuantos juegos de ruedas necesitáis aún y así vamos a ver si los tienen.


Hacemos un cálculo rápido y vemos que aún necesitamos 14 sets de ruedas hasta acabar la carrera con los cuatro coches. Después de un largo rato de incertidumbre, se acerca a decirnos que no va a ser un problema, que ya han conseguido las ruedas, pero que ha aparecido un problema nuevo. Hankook tiene tanto trabajo que el tiempo de espera estimado para montar las ruedas es de 2h.


Esto quiere decir que los que se monten en el siguiente stint, tendrán que hacerlo con ruedas usadas. Eso quiere decir que por muy bien que estén las ruedas tendrán sobre los 180 km y le meterán otros ciento y pico, así que acabaran con ruedas de más de 300 km.


En esta ocasión tampoco hay nada que podamos hacer. Así que nos toca replantearnos la estrategia, comunicársela a los pilotos, darle la mala noticia a quien sea que le toque salir con ruedas usadas y poner cara poker para aguantar la retahíla de comentarios y quejas por tener que rodar con ruedas usadas.


  • Que los pilotos hayan salido con ruedas usadas, genera situaciones inesperadas. Con radio no sería un problema mayor, pero sin comunicación se complica. Uno de estos pilotos, después de unos 40 minutos, para nuestra sorpresa entra en los pits y se detiene delante del box. Ante una parada tal, y teniendo en cuenta que ya nos ha llegado un juego de ruedas nuevas, merece hacer cambio de ruedas, de piloto, echar gasolina y hacer un nuevo stint.


En cuanto veo al coche detenerse, les digo a los mecánicos que cambien de ruedas, y al piloto que le tocaba montarse, que se prepare y que vaya corriendo a hacer el cambio de piloto. Normalmente el cambio de piloto se hace mientas cambian las ruedas. Pero en este caso, como el piloto no estaba listo, para cuando llega al coche, las ruedas ya están cambiadas. Además el piloto que estaba en el coche ni siquiera se ha desabrochado los cinturones. En cuanto ve que el otro le abre la puerta, le dice que se vaya que él va a seguir conduciendo. Que solo ha parado porque esas ruedas eran una mierda y no quería seguir conduciendo con esas ruedas. Así que le cierra la puerta en la cara, y en cuanto los mecánicos ponen el coche en el suelo, se va.


Con la tensión del momento, y los nervios de tener que decirle al otro piloto que no se bajaba del coche, se le ha olvidado ir a echar gasolina. Así que sale de boxes, hace una vuelta y vuelve a entrar a echar gasolina. Yo aprovecho el desorden para ir a mear, ya que las cosas no pueden empeorar más.


Cuando salgo del baño y vuelvo a mi mesa, veo que el piloto al que le tocaba subirse al coche, está sentado jugando con mi radio. En cuanto me acerco me dice: - Puedo hablar con el piloto? -


En una situación normal, le habría dicho que no, pero sabiendo que son amigos y con lo que ha pasado, le digo que sí, que si quiere le puede hablar. Así que se pone la radio y le empieza a hablar. Le dice que no pasa nada, que ahora todavía puede conducir una hora, así que se centre en hacer tiempos constantes, que ahorre todo el combustible posible y que al entrar a boxes dentro de una hora que trate de hacer el cambio de piloto lo más rápido posible para recuperar algo del tiempo perdido.


El que está conduciendo es alemán y este es inglés de UK. Cuando acaba la conversación, le digo que con su acento británico, con los “palabros” que ha usado y lo mal que funciona la radio, es probable que no le haya entendido nada. Así que él, por si acaso, coje de nuevo la radio, y vuelve a repetir casi palabra por palabra la parrafada de 1 minuto que le acababa de decir.


No hay respuesta por parte del piloto, hasta que en la siguiente vuelta, el coche aparece por los pits y para bruscamente enfrente del box. El piloto sale gesticulando, lanza el cojín del asiento por los aires y entra al garaje sin parar de hacer aspavientos. Cuando se relaja un poco empieza a hablar y a decir a ver por qué el otro piloto se ha puesto en la radio para decirle que pare, que él quería seguir conduciendo y que esto no puede funcionar así.


Por suerte los pilotos son amigos entre ellos, únicamente van a las carreras para divertirse y cuando los dos están fuera del coche hablan sobre el tema y no pueden parar de reírse por la situación tan surrealista que han creado. A mi entre risas me suplica que no le vuelva a dejar la radio a nadie mientras él esté subido al coche.


  • La escasez de neumáticos nuevos nos genera más problemas. El piloto del coche 931 tiene un accidente a falta de menos de 3 horas para que acabe la carrera. En la curva de entrada a la recta de meta pierde el culo del coche, trompea y se choca contra las barreras con el costado. Al piloto no le pasa nada, pero el coche queda bastante tocado.


Cuando el piloto vuelve al box, todavía caliente del accidente lo primero que dice es que es normal que se haya chocado, que los neumáticos estaban muy mal y que así no se puede hacer una carrera. Que si hubiera salido con neumáticos nuevos, eso no le habría pasado. Al dueño del equipo no le gustan estos comentarios, pues son los típicos que hace un piloto para escusarse y no pagar la factura de las reparaciones del coche.


Por suerte el accidente fue captado por las cámaras y al de un rato en el equipo empieza a circular el video del accidente. Cuando el dueño del equipo lo ve se lo enseña al piloto, ya que se ve claramente que no ha perdido la trasera del coche por los neumáticos, sino que un GT3 que venía por detrás más rápido le ha dado un golpecito, suficiente para que se le fuera el coche. Al piloto le cuesta un poco reconocerlo, pero después de verlo unas cuantas veces repetidas, hasta acaba alegrándose porque no ha sido un fallo suyo y pasa a modo ataque, diciendo que hay que ir a dirección de carrera a protestar, que esas actitudes que generan accidentes no se pueden tener en una carrera.


Sin más anécdotas que contar acaba la carrera. P1, P3, P4 y DNF. No está nada mal el resultado teniendo en cuenta las circunstancias. Excepto los del coche estrellado, el resto estamos muy contentos. La ceremonia del pódium es larga y pesada, pero con dos representantes en el cajón, nos toca verla entera.


La carrera ha acabado pero el trabajo duro empieza ahora. Hay que recoger absolutamente todo y meterlo en los containers, pues el día siguiente salen rumbo a Abu Dhabi para la carrera del fin de semana siguiente. Así que tras una pequeña pausa empezamos a desmontar todo lo del box e ir metiéndolo poco a poco en los conteiners.


Los simpáticos de Porsche nos hacen una visita para felicitarnos por el resultado y al mismo tiempo para informarnos de que se tienen que llevar las bombas de freno que nos habían dejado a principio de semana de vuelta a Alemania para analizarlas. Y no existe la posibilidad de que se haga en otro momento. Se las tienen que llevar ese mismo día, así que encima de todo el trabajo que hay, nos toca desmontar las ocho bombas de los coches.


Acabamos a las 19:00. Nos vamos al hotel, subimos a la habitación a darnos una ducha rápida, para bajar al hotel y cenar algo antes de irnos a la cama. La mayoría para las 22h hemos subido a la habitación, pero hay un grupo de 5 valientes, que quiere aprovechar al máximo su estancia en Dubai y se van de fiesta después de casi 40 h despiertos.






52 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page